El estreñimiento o constipación es un trastorno en el tracto gastrointestinal, que puede resultar en deposiciones poco frecuentes y dificultad para evacuar las heces. Su origen es multifactorial y se centra en la predisposición genética, el nivel socioeconómico, el bajo consumo de fibra, la falta de una ingesta adecuada de líquidos, la falta de actividad física, la alteración del equilibrio hormonal, los efectos secundarios de los medicamentos o la anatomía del cuerpo. Las causas más comunes del estreñimiento o constipación se incluye la falta de fibra (bajo consumo de frutas, verduras y cereales integrales) y la falta de agua. 

Entre los principales signos y síntomas del estreñimiento se encuentran: menos de tres evacuaciones por semana, heces grumosas o duras, esfuerzo para tener evacuaciones intestinales, sensación de obstrucción en el recto que impide las evacuaciones intestinales y flatulencia. Lamentablemente el estreñimiento o constipación es más frecuente en mujeres que hombres, esto se asocia a menor potencia muscular, menor ingesta de alimentos y postergación del deseo defecatorio (producto de ser más cuidadosas para ir al baño), lo que no es recomendable dado que ignorar el reflejo rectal complica la defecación futura.

Es común el uso de laxantes o purgantes para el tratamiento del estreñimiento, aunque no es la mejor opción, dado que es una medida transitoria, que agrava el problema, ya que la mayoría produce irritación de la mucosa colónica o una motilidad intestinal irregular y descoordinada, lo que impide la defecación.

Los estudios han indicado que una dieta alta en fibra puede aumentar el peso de las heces, lo que resulta en una disminución del tiempo de tránsito del colon, mientras que una dieta pobre en fibra induce estreñimiento. Además, se ha revelado que una dieta alta en fibra podría mejorar los síntomas, siempre y cuando este consumo se acompañe de una ingesta adecuada de líquidos. Por lo que podemos decir; el estreñimiento o constipación puede controlarse y tratarse corrigiendo hábitos en el estilo de vida, se recomienda el consumo diario de 5 porciones de frutas y verduras para contribuir a cubrir el requerimiento de fibra diario (entre 25 a 30 gr/d), además de beber entre 6 a 8 vasos de agua y caminar 30 minutos al día, esto según las guías alimentarias para la población chilena del 2017.

Fuentes:

  • Bharucha, A; Wald, A. Constipación crónica. Actas de Mayo Clinic, Vol 94 (11) pag 2340 – 235
  • Forootan, M; Bagheri, N; Darvishi, M. Constipación crónica. Medicina (Baltimore), 2018, Vol 97 (20):e10631


Artículo elaborado por:
Camila González
Nutricionista
Founder @soynutri